Una desintoxicación ambiental factible – Delicious Living

Una desintoxicación ambiental factible - Delicious Living

Puede ser abrumador pensar en las toxinas que se infiltran en nuestro entorno y constriñen los productos de los que dependemos. Tome su rutina matutina, por ejemplo: podría aplicar un toque de maquillaje con aroma artificial, comer huevos cocidos en una sartén antiadherente con recubrimiento químico y luego pedalear para trabajar a través de una neblina de escape de automóvil.

La exposición diaria a toxinas ambientales afecta nuestra salud, pero al tomar algunas medidas prácticas podemos reducir nuestra carga de toxicidad y apoyar los procesos naturales de desintoxicación de nuestro cuerpo.

¿Qué es una toxina ambiental?

Las toxinas ambientales son sustancias químicas u otros factores que pueden tener un impacto negativo en la salud de las personas que están expuestas a ellas.
Estos incluyen compuestos naturales como plomo, mercurio, benceno y formaldehído, así como sustancias sintéticas como bisfenol A (BPA) y bisfenol S (BPS), ftalatos, triclosán y pesticidas (más información en la página 34). Las categorías pueden superponerse: algunas toxinas se producen de forma natural y sintética.

Estas toxinas se encuentran en varios productos cosméticos, de limpieza y domésticos, incluso en el papel térmico utilizado para imprimir recibos.

Los contaminantes comunes del aire incluyen partículas finas de la quema de combustibles fósiles, humo de segunda mano, moho y vapores de productos domésticos. La contaminación del agua puede resultar de la escorrentía agrícola; Fabricación de tintes para ropa; Aguas residuales y desechos del procesamiento de alimentos; y contaminación por plomo, mercurio y otros metales pesados ​​y productos químicos.

¿Cual es el riesgo?

Muchas toxinas ambientales son cancerígenas y / o se han relacionado con otros problemas de salud graves como obesidad, asma y retrasos en el desarrollo.

Algunas toxinas ambientales, como el BPA, pueden actuar como disruptores endocrinos, lo que significa que imitan a las hormonas naturales. La exposición a disruptores endocrinos se ha relacionado con efectos negativos en la salud reproductiva, así como con problemas de tiroides.

Complemento alimenticio para la desintoxicación.

Antioxidantes ayudar al hígado a descomponer los compuestos dañinos. Algunos antioxidantes comunes son la vitamina C, la vitamina E y el selenio.

Hierbas amargas Al igual que las hojas de alcachofa, se ha demostrado que promueven la salud y el funcionamiento del hígado.

zinc apoya el hígado y promueve un sistema inmunológico robusto.

Protégete a ti mismo

Podemos reducir los efectos de las toxinas ambientales en nuestra salud de dos formas:

  1. Podemos apoyar los sistemas de desintoxicación natural de nuestro cuerpo.
  2. Podemos mantener nuestra exposición a toxinas ambientales evitables lo más baja posible.

Estas dos estrategias funcionan juntas para darle a nuestro cuerpo un descanso del diluvio de toxinas que nos permite eliminar las toxinas que no podemos evitar de manera más eficiente.

Apoya tu cuerpo

Nuestro cuerpo está diseñado para desintoxicarse. Sin embargo, nuestros sistemas a menudo no pueden mantenerse al día con la cantidad de toxinas a las que estamos expuestos en el mundo moderno, dice el Dr. Laura Nicholas, ND.

«Básicamente, nos bombardean con toxinas», explica Nicholas. «A menudo no podemos inundar nuestros cuerpos con lo suficiente de lo bueno para ahuyentar lo malo».

La comida es una poderosa herramienta de desintoxicación. Según Nicholas, las verduras crucíferas son excelentes para desintoxicar los estrógenos sintéticos como el BPA. Los antioxidantes también son poderosos desintoxicantes. Considere agregar arándanos y moras antioxidantes orgánicos a su batido matutino.

A pesar de su locura por las herramientas de desintoxicación como la limpieza de jugos, Nicholas advierte sobre cualquier régimen que drene a su cuerpo de la energía que necesita. Si está pensando en comenzar una desintoxicación, ella recomienda consultar a un médico para crear un plan holístico que funcione para usted.

Minimiza tu exposición

Cuando se trata de minimizar su exposición a las toxinas ambientales, Nicholas dice que debe comenzar con las cosas que ingresan a su cuerpo, como alimentos, agua e incluso ciertos productos menstruales.

Luego, puede pasar a las cosas que se ponen en su cuerpo, incluidos cosméticos, jabones, lociones y limpiadores domésticos (que a menudo entran en contacto con nuestras manos y pies). Si la exposición a ciertas toxinas es inevitable (por ejemplo, debido a renovaciones o trabajos en su automóvil), Nicholas recomienda que minimice su exposición usando guantes o una máscara.

Finalmente, es importante ser realista acerca de cuántos cambios puede hacer al mismo tiempo, ya que sería extremadamente costoso, financiera y emocionalmente, estar completamente libre de toxinas en un solo día. En su lugar, comprométase a elegir un producto no tóxico la próxima vez que se elimine uno de sus productos actuales.

Toxinas ambientales comunes y como evitarlas

Bisfenol A (BPA) es una sustancia química de gran volumen que se utiliza principalmente para fabricar plásticos de policarbonato (un tipo de plástico transparente y resistente).
Para reducir su exposición,

  • Evite calentar recipientes de plástico de policarbonato para alimentos en el microondas (estos recipientes suelen tener el código de reciclaje «7» o «3» en la parte inferior)
  • elija recipientes de vidrio, porcelana o acero inoxidable, especialmente para platos calientes o líquidos
  • Utilice biberones de vidrio o acero inoxidable.

Tenga cuidado con las alternativas de plástico BPA como el bisfenol S (BPS), ya que estas sustancias pueden tener efectos similares en la salud.

Sustancias perfluoroalquilo y polifluoroalquilo (PFAS) son productos químicos manufacturados que se usan comúnmente en artículos de uso diario, incluidos ciertos tipos de sartenes antiadherentes y ropa impermeable. Siempre que sea posible, evite comprar productos que contengan PFAS.

Plaguicidas son productos químicos agrícolas utilizados en la producción de alimentos. Elija productos orgánicos y asegúrese de lavar bien todas las frutas y verduras.

Ftalatos son un grupo de productos químicos que se utilizan para hacer que los plásticos (por ejemplo, en envases y juguetes para niños) sean más flexibles y resistentes a las roturas. Los ftalatos también se utilizan en cosméticos y fragancias. Evite poner sus alimentos en plástico que contenga ftalatos, elija cosméticos sin ftalatos y evite las fragancias artificiales.

Triclosán es un químico antibacteriano que a veces se encuentra en pastas dentales, desinfectantes para manos y desodorantes. Busque alternativas naturales y lea atentamente las etiquetas si un producto dice ser antibacteriano.

Para obtener más información sobre cómo evitar las toxinas ambientales comunes, consulte las guías del consumidor del Grupo de Trabajo Ambiental (ewg.org/consumer-guides).

Deja una respuesta

*